THAI YOGA – MOXIBUSTIÓN – ACUPUNTURA

en calle Fermín Cacho, Prado Nuevo, Brunete, Madrid

y

en calle Nuñez de Balboa 80, Herbolario Ekonatur, Barrio de Salamanca, Madrid

 

MASAJE TRADICIONAL THAI YOGA

El Masaje Thai Yoga es un trabajo profundo que ayuda a restablecer nuestra energía vital y a reequilibrar nuestros aspectos físicos, mentales y emocionales. Las técnicas utilizadas son presiones y estiramientos.

-El Masaje Thai (o Nuad Thai, o Nuad Boran, o “Yoga para Perezosos”) es parte de la medicina tradicional tailandesa cuyo origen se encuentra en la India en los tiempos de Buda. Las posturas y los estiramientos recuerdan a los movimientos del yoga, la concentración y la sensibilidad del dador y del receptor hacen pensar en una sesión de meditación serena. Los conocimientos de esta medicina se transmitieron oralmente, igual que los textos religiosos, y se han encontrado muy pocos escritos sobre la medicina tradicional y el Nuad. Tradicionalmente, se recibía (y todavía se recibe) Nuad Boran en los templos budistas de Tailandia y se consideraba una práctica sagrada.

-Al realizar el Thai Yoga sobre una esterilla de yoga se manifiestan todos los beneficios de esta técnica. El Thai Yoga original se ha utilizado durante años para mantener a los atletas flexibles y evitar lesiones. Las personas que responden adecuadamente a este masaje adquieren mayor flexibilidad, lo que hace que las estructuras corporales estén menos rígidas y se adapten fácilmente a las distintas posiciones corporales. Este tipo de masaje también se utiliza para mejorar la movilidad de los discapacitados físicos ya que les proporciona mayor flexibilidad.

El Thai Yoga es considerado preventivo y terapéutico; además beneficia a todos los que quieren conservar un buen estado de salud y un alto nivel de bienestar. Acompañado por una respiración consciente, el cuerpo se estimula por dentro y por fuera. Cuando se recibe con regularidad, se aprecia claramente una mejoría de los sistemas nervioso, respiratorio, circulatorio, digestivo e inmunológico; disminuye el estrés, relaja zonas de tensión en todo el cuerpo, eleva el nivel de energía, aumenta la autoestima, ayuda a la digestión, combate el insomnio, incrementa la flexibilidad, libera bloqueos físicos y energéticos, armoniza la relación psicosomática.

-El Thai Yoga no sólo puede ayudar a eliminar dolencias acumuladas durante años en nuestro cuerpo, sino que, aún más importante, nos ayuda a prevenirlas. El Nuad Boran reúne las técnicas de 3 disciplinas de tratamiento tradicional: amasamiento de los músculos; manipulación del esqueleto o quiropráctica (osteopatía) y digitopuntura, presionando sobre ciertos puntos de acupuntura o líneas energéticas.

-En el Thai Yoga normalmente el trabajo se realiza sobre un futón o colchoneta especial en el suelo, con el cliente vestido con ropa cómoda que permita el movimiento. A diferencia de otras terapias corporales, en el Nuad Thai no se utilizan aceites sobre el cuerpo. Este tipo de terapia es una secuencia de presiones sobre puntos y meridianos, compresiones circulatorias, movilizaciones articulares, estiramientos y estimulaciones reflejas. El trabajo se centra en eliminar toxinas, liberando el Qi y ofreciendo al receptor de la terapia una sensación profunda de paz tanto en su cuerpo como en su mente.

 

 

MOXIBUSTIÓN JAPONESA

Método de moxibustión que armoniza y estimula los distintos sistemas de regulación del organismo, incluyendo el sistema defensivo. Se base en la misma estructura energética que la acupuntura y la medicina china. En este método se aplican unas micromoxas (hilillos de menos de 1 milímetro de diámetro) para tratar todo tipo de dolencias tanto internas como externas. Aunque es posible usarlo como terapia única, nosotros la solemos emplear como tratamiento de síntomas, para lo cual resulta increíblemente eficaz.

Nos explica el gran maestro de Okyu, Felip Caudet “La moxibustión japonesa es un arte poco conocido en el mundo, nacido en japón y derivado de la medicina tradicional china ha evolucionado hasta conseguir una metódica muy distante y altamente efectiva. En este país es reconocida como una técnica tradicional terapeutica de primer orden, alcanzando un prestigio muy por encima de los tratamientos con agujas. Utilizada de forma muy diferente que la moxibustión china, en la que la intención terapeutica es aportar calor, la moxibustión japonesa (Okyu) busca desbloquear a nivel energético, sanguineo y linfático el punto tratado”.

 

 

ACUPUNTURA CLÁSICA

La llamada acupuntura clásica fue descrita en su momento (período de los reinos combatientes) como una medicina de “espacio, tiempo y dirección”. Su estudio se enfoca en el examen de los patrones y ritmos de respiración de la naturaleza y la investigación de cómo estos patrones y ritmos generan tanto la salud como la enfermedad. Tiene menos que ver con la activación de los puntos acupuntarales y más que ver con la restauración de las “cuencas de las vías fluviales” naturales del organismo y el flujo de la energía cíclica. Los precursores de la medicina china clásica estudiaron cuidadosamente los patrones básicos de la naturaleza y llegaron a comprender que estos mismos patrones también deberían operar de la misma forma dentro del cuerpo humano. La acupuntura clásica y la medicina herbal clásica se convirtieron en el arte de cómo restaurar estos ritmos y patrones del paisaje interno del cuerpo mediante el uso de agujas y hierbas. 

UNA EXPLICACIÓN un poco MÁS “contenporánea” sobre lo que es LA ACUPUNTURA Y LA MEDICINA CHINA……

Dentro de la medicina china, encontramos la acupuntura, una técnica terapéutica en donde se utilizan agujas por lo general muy delgadas para estimular zonas específicas en el cuerpo, según cada caso. El propósito es lograr un equilibrio en los “flujos de energía” (funciones, movimientos, condición, fisiología, respuesta nerviosa, etc.) de los órganos y todas las estructuras anatómicas afectadas, lo que puede ayudar a mantener la salud, a prevenir trastornos o a asistir en la sanación y recuperación de alguna enfermedad.

La acupuntura estimula la habilidad del cuerpo a resistir las enfermedades, haciendo desaparecer los desequilibrios en dichas “zonas de energía”, las cuales a su vez afectan directamente a las estructuras, órganos o funciones asociadas a estas. Además ayuda a que el cuerpo produzca elementos químicos que disminuyen o que eliminan las sensaciones dolorosas.